CGT Murcia apoya las manifestaciones del 25N

Los viejos elefantes socialdemócratas siguen sin estender nada si creen que la victoria de Joe Biden ha disipado el monstruo del post-fascismo. El ascenso de Donald Trump y sus reflejos deformados europeos (Vox en España, Ley y Justicia en Polonia, Fidesz en Hungría…) es el producto de la decadencia del mundo neoliberal globalizado, incapaz de dar respuesta a la pobreza y la desesperanza de cada vez más trabajadores y trabajadoras.

El feminismo nos ofrece la oportunidad de constrtuir un nuevo poder político, que sea capaz de ir a la raíz de los problemas y superar la dinámica de parches perpetuos de la política tradicional. El feminismo está organizando la esperanza, está rompiendo las bases que nos impiden progresar: elimina el sometimiento intelectual del hombre sobre la mujer, da voz a aquellas que intentan silenciar, detiene la violencia física y psicológica. Pone en un verdadero plano de igualdad cultural, social y político a todas las personas. Y cambia la lógica de imposición del beneficio económico sobre cualquier otro factor de la vida.

Porque no. No es normal que el 1% tenga el 50% de la riqueza. No es normal trabajar 50 horas semanales. No es normal que te echen por no poder pagar el alquiler. No es normal que la agricultura destruya el Mar Menor. No es normal respirar aire en límites considerados como peligrosos. No es normal un mar de plásticos. Ocurren por meras decisiones de las personas que controlan nuestra sociedad. Que pueden y deben ser cambiadas.

No vamos a quedarnos de brazos cruzados, no merecemos quedarnos de brazos cruzados. En esta época tumultuosa, donde se vislumbra el avance de los monstruos y la pérdida de todo lo que construyeron nuestras abuelas y abuelos, es cuando cada paso vale mil, cada compañera vale mil, cada acción vale mil. El tiempo del neoliberalismo está acabando, ahora tomaremos nosotras las riendas. ¡Mirad! hay una luz a lo lejos

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp