Lo mejor de nuestra actividad en 2020

El primer año de la segunda década del siglo XXI comenzaba como tantos otros: con una lista de propósitos y unos kilos de más. Quién iba a imaginar lo que pasó después. Nuestro año comenzó con crecimiento en varios sectores: nuestra sección sindical de limpiadoras de hospital se consolidaba llegando hasta casi un tercio de la plantilla en el Hospital de la Arrixaca. En el Instituto de Fomento de la Comunidad Autónoma conseguíamos sacar una representante en unas condiciones laborales muy desfavorables, impropias de un organismo público. Y la sección sindical de Renfe venía de realizar una Huelga por un sistema ferroviario eficiente al servicio de todos los ciudadanos.

Desde principios de año estuvimos trabajando en acercar a la afiliación y a todos los murcianos y murcianas la legislación laboral que tanto nos afecta. Estamos llenando la web de recursos accesibles para conocer nuestros derechos y saber cómo actuar. Comenzamos a colaborar con una nueva asociación de inmigrantes llamada Yospora, ilusionados por su perspectiva de cambio social. Necesitamos que los trabajadores más precarios, muchos de ellos inmigrantes, estén con nosotros en la lucha laboral y social. Con ellos el cambio será real.

Durante febrero estuvimos preparando la Huelga General Feminista que el movimiento feminista pidió. En la Región de Murcia fue convocada 2 días: 8 y 9 de marzo y se hizo conjuntamente con las asociaciones estudiantiles AEL y FAE. El seguimiento fue notable sobre todo entre las mujeres más jóvenes. Y todo pese a que la Comunidad Autónoma no comunicó la Huelga General y estableció los servicios mínimos con menos de 24 horas de antelación, hechos que están siendo juzgados por vulnerar el derecho fundamental de Huelga. Ya por la tarde las manifestaciones convocadas por toda la Región fueron un éxito sin precedentes. Con decenas de miles de manifestantes, el feminismo se volvía a reivindicar con una de las fuerzas sociales más pujantes en este siglo XXI. Sin duda esta fuerza está haciendo que España sea uno de los países más avanzados en el reconocimiento de derechos de la mujeres, y sin duda el feminismo será el timón de los próximos avances sociales.

Después llegó una pandemia global utilizada en los primeros momentos por la extrema derecha para desacreditar la fuerza feminista, pero como siempre, sus mentiras no aguantan un análisis razonado. El virus surge de forma natural, pero su expansión se favorece primero por un sistema económico capitalista que arrasa zonas salvajes, comercia con animales exóticos a gran escala, hacina miles de animales de consumo humano y después es expandido mundialmente por el comercio global. Este es el sistema que defiende la extrema derecha.

Con un virus descontrolado, unos Gobiernos sin planes de emergencia y un sistema sanitario debilitado por años de privatizaciones, fueron inevitables medidas de restricción de derechos colectivos e individuales. De repente nos vimos encerrados en casa, volviendo del trabajo con las calles vacías, hablando por videoconferencias. Surgieron miles de formas creativas de apoyo mutuo, demostrando que sabemos organizarnos y que consecuentemente sabríamos hacer política. La democracia directa volvía a pulsar fuertemente. A la misma vez, porque todo presenta su reverso oscuro, la restricción de libertades no puede ser aceptada con normalidad, no podemos permitir que conviertan esta situación en un estado de guerra permanente contra un enemigo invisible.

Rápidamente CGT Murcia estuvo denunciando irregularidades y falta de medidas de seguridad. Solicitamos al Servicio Murciano de Salud la intervención de Ambulancias Martínez debido a sus incumplimientos graves en Prevención de Riesgos Laborales. Nos dirigimos al Ministerio de Sanidad para exigir la modificación del Procedimiento de actuación frente a la Covid-19, a fin de incluir al personal de limpieza hospitalario en el nivel de riesgo alto. Denunciamos a Inspección de Trabajo porque Transportes de Murcia, la concesionaria del transporte urbano de Murcia, no estaba tomando las necesarias medidas. Denunciamos también a AFAPADE, gestora de una residencia de personas autistas, por poner en riesgo la salud de los internos y la plantilla. Un conflicto que posteriormente llevó a una Huelga de más de 130 días. Además estuvimos informando de manera puntual de todas las novedades legislativas que trajo la pandemia.

A finales de junio, tras el confinamiento, nos dimos cuenta de que la calamidad causada por el virus se había visto agravada por el deterioro de los servicios públicos usados por muchos políticos para hacer negocio. Esta crisis está demostrando de forma manifiesta que una gestión pública regida por los principios de eficiencia y universalidad administra mejor los recursos que una gestión privada cuyo único interés es el mayor lucro a cualquier coste.

Con las limitaciones que conlleva la situación sanitaria estamos en las calles desde entonces: nos manifestamos el día 20 y el 30 de junio para avanzar en derechos a través de los servicios públicos. Apoyamos las manifestaciones de las asociaciones de inmigrantes reivindicando sus derechos. Al colectivo Orgullo Crítico en su manifestación por la igualdad LGTBI. Después del verano lo hicimos el 7 de noviembre con la plataforma Plan de Choque Social y el 27 en el día contra las violencias machistas.

A estas alturas del año, la Huelga de AFAPADE estaba siendo seguida por casi el 100% de la plantilla mientras la empresa se negaba a negociar nada, intimidaba a los trabajadores y denunció a un Delegado Sindical. Sorprendentemente la empresa maniobró con un cierre patronal encubierto y, posteriormente, la liquidación de la empresa. Con sus errores y aciertos, en esta Huelga la plantilla sin duda hizo valer su dignidad como trabajadoras y trabajadores, y esa es la enseñanza más valiosa que podemos tener.

Acabando el año seguimos trabajando en la campaña de Hostelería, en el fraude en la contratación de los riders, en las secciones de Cespa, del servicio de Ambulancias etc Nos reunimos con la asociación Murcia Técnica del Espectáculo para asesorarlos en su campaña por un convenio digno para los técnicos del sector de los espectáculos. La afiliación sigue en constante aumento, lo que significa que hacemos las cosas bien pero que se podrán hacer mejor cuantos más recursos tengamos.

Esta situación de crisis es en realidad una oportunidad de cambio. Tenemos que ser valientes y tomar partido. Tenemos que declinar la balanza del lado de la dignidad, de la libertad, de la igualdad, de la cooperación como forma básica de relación entre personas.

No es un proyecto utópico futuro, la sociedad la construimos todos nosotros cada día con la forma que tenemos de relacionarnos, con las decisiones que tomamos. La construimos convenciendo, organizando a nuestros compañeros de trabajo para mejorar las condiciones laborales, apoyando los proyectos transformadores de tu entorno, no dejando que los cuñados del whatsapp difundan impunemente sus mentiras, rebatiendo los bulos en el vecindario. La construiremos entre todos, cada día, con la responsabilidad de saber que esto lo tenemos que sacar adelante nosotros o no lo hará nadie. Con la alegría de saber que merecemos y podemos vivir una vida mejor.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp