A partir de 28°C no se debe trabajar en el campo

La temperatura corporal de las personas es aproximadamente de 37º centígrados y existe un intercambio continuo entre el calor generado por el cuerpo y el que existe en el ambiente. Entre uno y otro debe haber un equilibrio, cuando dicho equilibrio se rompe pasaremos a encontrarnos en una situación incómoda.

La temperatura generada por nuestro cuerpo también es el resultado de nuestra actividad física. Si no podemos expulsar la temperatura que generamos al exterior entramos en riesgo de estrés térmico. Por lo tanto, el estrés térmico, va a depender del calor que produce el organismo como resultado de la actividad física y de las características del ambiente. Estos dos factores van a condicionar el intercambio de calor entre ambiente y cuerpo.

La piel es el vehículo por el cual se hace esa transferencia de temperatura. Si la temperatura corporal es superior a la temperatura ambiente el cuerpo cederá temperatura, pero si es al revés el cuerpo irá cogiendo grados, se irán deteriorando los tejidos y cuando llega o sobrepasa los 40º aumenta el ritmo cardiaco y van apareciendo alteraciones de la conciencia.

Para valorar y prever el estrés térmico se usa, entre otros, el Índice WBGT. Mediante este índice se relacionan las variables meteorológicas con la temperatura que tienen las personas en función de la actividad que hacen, y aunque ciertamente es poco específico, da una idea general aproximada muy válida, especialmente para trabajos al aire libre, jornadas largas y ropa de verano (lo que se llama en prevenciónaproximadamente 0’5 clo)

Cada trabajo requiere un esfuerzo físico que genera un consumo metabólico o producción metabólica de calor. Dependiendo de ese dato se establecen unas temperaturas ambientales límite para que el cuerpo no entre en estrés térmico. Como podemos ver en la tabla la temperatura máxima admitida midiendo con termómetro seco, húmedo, y temperatura de globo (WBGT) y ponderando sus valores, es de 33ºC. Dichos 33ºC se refieren por tanto a sensación térmica, es decir, a una modificación sobre la temperatura neta, modificada por la radiación solar y la humedad relativa del aire.

Existen diferentes estudios y NTP (Normas Técnicas de Prevención) elaboradas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. En la “NTP 1011: Determinación del metabolismo energético mediante tablas” aparecen unas tablas con la tasa metabólica para diversas ocupaciones. En dicha tabla la ocupación de jardinería tiene una tasa metabólica que oscila entre 115 y190 w/m2, o lo que es lo mismo entre 178 y 295 Kcal/h.

Por otra parte, desde el Instituto de Seguridad y Salud Laboral de la Región de Murcia se realizaron estudios de varias ocupaciones, entre las que se encontraba la plantación de lechuga y la plantación de brócoli. Para la lechuga se estableció una tasa metabólica de 185w/m2, es decir, 287 Kcal/h. En el caso del brócoli la tasa metabólica llegó a 165w/m2, es decir, 256 kcal/h.

El jornalero fallecido el pasado 3 de Agosto en Lorca trabajaba en una plantación de sandias, por lo que la tasa metabólica de dicha actividad entraría en el rango de 200-310 Kcal/h, cuyo límite de temperatura ambiente para trabajar no debe superar los 28ºC en índice WBGT. Recordamos que ese día se alcanzaron en Lorca 44ºC (41’6ºC según AEMET), que con una humedad relativa estimada del 48-50% ese día a las 13h, supondrían una sensación térmica (según la tabla de equivalencias para sensación térmica por calor de AEMET) de 64ºC (54ºC según el valor inicial de AEMET), valores totalmente incompatibles con la realización de cualquier trabajo.

Por otro lado, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece unos principios de acción preventiva, entre los que se obliga al empresario a realizar las evaluaciones de riesgo pertinentes y los cambios organizativos necesarios para adaptar la tarea a la persona y controlar los factores ambientales en el lugar de trabajo.

Las conclusiones son claras y sencillas:

  • Es imprescindible la aplicación de la ley de prevención de riesgos laborales en los trabajos agrícolas

  • Es imprescindible que se realicen cambios en la organización del trabajo relacionado con la agricultura en murcia en los meses de verano, de manera que se evite el riesgo laboral por altas temperaturas.

  • Existe un grave riesgo de padecer golpe de calor en el campo en las horas del día en que la temperatura ambiente supere los 28ºC, a falta de una evaluación de riesgos más exhaustiva.

Teniendo en cuenta la previsión para hoy viernes 7 de agosto en Lorca no se puede trabajar entre las 12 y las 20 horas.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp