Contra la LOMCE, contra las Pruebas Externas

Comienza el mes de mayo y con la LOMCE se van a aplicar las evaluaciones individualizadas en 3º de Educación Primaria en aquellas CCAA donde la Administración así lo haya decidido. Por mucho que nos digan, se trata de una evaluación de contenidos, no de competencias. Se valoran los contenidos curriculares de expresión y comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas y les otorga una calificación numérica, ignorando otros procedimientos de evaluación.

Comienza el mes de mayo y con la LOMCE se van a aplicar las evaluaciones individualizadas en 3º de Educación Primaria en aquellas CCAA donde la Administración así lo haya decidido.

Por mucho que nos digan, se trata de una evaluación de contenidos, no de competencias. Se valoran los contenidos curriculares de expresión y comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas y les otorga una calificación numérica, ignorando otros procedimientos de evaluación. Al centrarse solo en las áreas de matemáticas y lengua se está dando el mensaje contundente de la prevalencia de unos contenidos sobre otros, de unas áreas sobre otras.

Además, es una prueba innecesaria que implica unos costes económicos, materiales y de tiempo. Será aplicada y evaluada por profesorado que no imparta clases a los niños o niñas, en contraposición a la evaluación continua que realiza el profesorado durante todo el curso, que conoce los puntos fuertes y débiles de su alumnado y las actuaciones que tiene que llevar a cabo para mejorar. Por tanto, no hay ninguna necesidad de hacer una prueba externa sino es para demostrar la poca confianza que la Administración Educativa tiene en la labor educativa del profesorado.

Esta prueba discrimina al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo y al alumnado de compensación educativa para los que no se realiza ningún tipo de adaptación. Estas pruebas son la antesala de la elaboración de rankings de centros, es decir, clasificaciones del alumnado y los centros en función de una nota de examen. Estas clasificaciones, además de dar lugar a una fuerte competencia entre centros, son muy engañosas, dado que no tienen en cuenta el contexto socio-cultural ni económico ni consideran la progresión del alumnado, es decir, no tienen en cuenta puntos de partida y, por lo tanto, no informan sobre lo que el alumnado realmente ha avanzado gracias a la enseñanza recibida.

Por otro lado, estas pruebas hacen recaer solo en el profesorado la responsabilidad de los resultados y la aplicación de soluciones en caso de que sean desfavorables. De este modo, la Administración se desentiende de su obligación de compensar la desigualdad socioeducativa destinando más recursos humanos y económicos a los centros que lo necesiten.

Esta prueba, junto a las reválidas en Primaria, ESO y Bachillerato, fomentan una enseñanza centrada en la preparación de exámenes, restando recursos y tiempo al desarrollo de otras competencias, como por ejemplo la creatividad y el espíritu crítico.

Por todo esto, hay que negarse a formar parte de este despropósito. Animamos al profesorado y a las familias a participar en esta campaña de BOICOT:

¿Se podría realizar el examen en grupo?

¿Se podrían quedar ese día los niños y niñas en casa?

¿Se podrían negar las familias por escrito a que sus hijos e hijas fueran sometidos a esta prueba?

HAY OPCIONES...

COORDINADORA DE EDUCACIÓN DE CGT CASTILLA Y LEÓN

 


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?