CSIF y UGT pretenden firmar la Paz Social en La Manga Club mientras la empresa mantiene 12 despidos

Cuando todavía tenemos los 12 despidos encima de la mesa; cuando justo antes de navidades estos mismos sindicatos se reunían con diferentes autoridades políticas, incluido el Alcalde de Cartagena, para solicitar apoyo por los despidos realizados en La Manga Club; cuando el mes pasado nos concentramos, convocados por unanimidad por el Comité de Empresa, en la puerta de la Asamblea Regional para exigir la readmisión de las 12 personas despedidas; en esta situación en la que nos encontramos, CSIF y UGT pretenden firmar un compromiso de Paz Social con la empresa.

En el llamado “Acuerdo de Compromiso Paz  Social de La Manga Club 2017” la empresa se compromete “al mantenimiento de los actuales puestos de trabajo, a la no regulación de empleo, así como no hacer uso del despido, por causas objetivas”. Pero ¿qué sentido tiene firmar este acuerdo cuando la empresa acaba de despedir a 12 personas y se niega a readmitirlas?. Desde CGT entendemos que la negativa de la empresa invalida el propio compromiso establecido en el acuerdo, ya que al no readmitir a las personas recientemente despedidas está desaprovechando una estupenda oportunidad para cumplirlo.

Queremos recordar que la empresa justifica los despidos argumentando causas económicas y organizativas, algo que desde la Sección Sindical de CGT no compartimos en absoluto, ya que al mismo tiempo mantiene en la web de la propia empresa una amplia oferta de empleo para recepcionistas, camareras o camareros y ayudantes de cocina.

En el Acuerdo la empresa también se compromete a “norealizar ninguna modificación sustancial de las condiciones de trabajo, (Art. 41 ET), sin el consenso, la opinión y la aprobación del Comité de Empresa”, así como a “no tramitar ninguna conversión de los contratos actuales en “fijos-discontinuos”. Algo que resultaría positivo si no tenemos en cuenta la contrapartida que exige la empresa y que aparece al final del acuerdo.

Nos referimos concretamente al párrafo que hace referencia a la Paz Social. La empresa exige a la parte social “mantener una relación cordial con la misma. Sin poner denuncias, ni realizar manifestaciones o huelgas, así como cualquier acto que pueda dañar la imagen de la misma. Paz Social.”. Resulta evidente que este redactado no lo podemos asumir desde CGT, ya que supondría renunciar a unos derechos que tenemos como trabajadores y trabajadoras que somos y como organización sindical, unos derechos que sirven precisamente para defender y mejorar nuestras condiciones laborales, es decir, para cumplir con nuestra obligación como sindicatos que somos.

El acuerdo resulta además desequilibrado, así mientras la empresa se compromete a unos puntos concretos, la parte social ha de renunciar a todo. Con esa cláusula de Paz Social la parte social no puede hacer nada en caso de que la empresa incumpla algo que no esté relacionado con lo establecido en el acuerdo, como por ejemplo incumplimientos en tema de salarios, vacaciones, cambios injustificados de departamento, acoso laboral, etc, etc..

Desde la Sección Sindical de CGT en La Manga Club no entendemos los motivos por los cuales se está produciendo este debate en el seno del Comité de Empresa. No compartimos la intención de CSIF y UGT en firmar un acuerdo de paz social que nos inhabilita como sindicatos, mientras la empresa se niega a readmitir a las compañeras y compañeros recientemente despedidos.

 

Sección Sindical de CGT en La Manga Club


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?