¿Trabajas sin contrato?

Para ser trabajadora o trabajador no necesitas tener un contrato firmado por tu empresario. Tu condición de trabajadora o trabajador nace de los servicios que prestas para él y, mientras éstos existan, seguirás vinculando laboralmente a él, con los mismos derechos que cualquiera de tus compañeros dados de alta. Eso sí, para obtenerlos tendrás que denunciarle.

Para ser trabajadora o trabajador no necesitas tener un contrato firmado por tu empresario. Tu condición de trabajadora o trabajador nace de los servicios que prestas para él y, mientras éstos existan, seguirás vinculando laboralmente a él, con los mismos derechos que cualquiera de tus compañeros dados de alta. Eso sí, para obtenerlos tendrás que denunciarle.

Si el empresario te tiene trabajando sin contrato, a efectos legales se te considerará trabajadora o trabajador indefinido a tiempo completo, salvo que el empresario pueda probar que trabajas a tiempo parcial. Evidentemente, para que esto suceda tendrás que denunciarle, porque si no le denuncias no existirás como trabajador, es decir, el Estado no tendrá constancia de que estás prestando tus servicios para nadie y, por tanto, no cotizarás ni quedarás protegido por el Derecho Laboral. Todo eso cambiará en cuanto te atrevas a dar el paso.

Lo primero que debes hacer para que se reconozcan tus derechos como trabajadora o trabajador es acudir a la Inspección de Trabajo y denunciar tu situación irregular, con el fin de que envíe a un funcionario a tu centro de trabajo para que constate que tú estás ahí todos los días aunque el empresario oculte tu trabajo. En cuanto el inspector levante el acta de infracción donde figure tu situación real, el empresario deberá darte de alta en la Seguridad Social y hacerte el contrato que nunca tuviste. Pásate por la CGT y te orientaremos.

Si entonces pretende imponerte un contrato temporal, recuerda que el tiempo que has estado trabajando en negro te da derecho a ser considerado trabajadora o trabajador indefinido y exigirle un contrato de tal clase pues, si quería imponerte un “contrato basura”, debió hacerlo cuando comenzaste a prestar tus servicios, pero ahora que le han pillado, ya no puede. 

No olvides tampoco leer detenidamente el Convenio Colectivo que sea de aplicación a tu sector, pues es más que probable que, una vez dado de alta, el empresario tampoco te pague lo que marcan las tablas salariales. En ese caso deberás ir al Juzgado de lo Social y demandarle para exigir tus salarios legales (podrás reclamarle los salarios de tus últimos 12 meses trabajados, aparte de que el juez declare tu derecho a cobrar a partir de ese momento lo que te corresponde).

Cuando trabajas en negro, las posibilidades de probar tu relación laboral son mucho mayores cuando estás dentro de la empresa que cuando ya te han despedido. Por eso debes denunciar cuanto antes e intentar que el inspector de trabajo vea con sus propios ojos la situación de tu empresa. Aparte de ello, no olvides grabar a tu empresario dándote órdenes, sonsácale en esas grabaciones cuál es tu horario de trabajo, qué funciones tienes en la empresa y cuánto te paga. Igualmente, saca fotos de todo el material que pueda ayudarte a demostrar que trabajas y guarda todos los mails y whatsapp que acrediten tu vinculación con la empresa.

 

 

  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?