Cuando las muertes son siempre las nuestras

Esta semana ha salido el Boletín de Siniestralidad Laboral de la CROEM (Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia). En dicho boletín aparecen los datos de siniestralidad laboral de Enero a Septiembre de 2016

En ese periodo se produjeron en la Región de Murcia un total de 13.245 accidentes de trabajo con baja, lo que supone un 8,1% más que en el mismo periodo del año anterior. En cuanto a los accidentes mortales la cifra es de 25 personas muertas, 12 más que el año anterior.

Ante estos datos la patronal murciana considera que el “índice de Incidencia se sitúa prácticamente en los mismos valores que los obtenidos en igual periodo del año anterior, lo que indica que la siniestralidad no mejora pero tampoco empeora en exceso". Para la CROEM un aumento del 48%, casi el doble, de los accidentes mortales es “no empeorar en exceso”. El Sr. Albarracín Gil, presidente de la CROEM, podría visitar a cualquiera de las familias de las personas muertas en accidente laboral para darle el parecer de la organización a la que representa, a ver si lo consideran un exceso o no.

Los datos de siniestralidad reflejan de manera clara quiénes corren con la peor parte en este sistema de producción de este neoliberalismo salvaje. A las trabajadoras y trabajadores nos toca poner la salud y hasta la vida. Pero esos mismos datos también reflejan lo que no pone la otra parte, es decir, la clase empresarial y también la política.

Me refiero concretamente a las medidas necesarias para que esos datos dejen de ser una realidad. Se trata simplemente de la Prevención de Riesgos Laborales, se trata de poner en marcha medidas para evitar ese número tan elevado de accidentes y sus consecuencias. Algo tan elemental y que esta “gente maja” de la CROEM, que ven la botella siempre medio llena en lo que accidentalidad laboral se refiere, no terminan de entender.

El empresario por excelencia de Murcia es una buena prueba de lo que digo. El Sr. Fuertes, el hombre más rico de nuestra Región según la revista Forbes, el dueño de ElPozo Alimentación, no ha realizado las pertinentes Evaluaciones de Riesgos Laborales en tres de los cuatro ritmos de trabajo que tiene implantados en su fábrica. Si no evalúas los riesgos, no puedes adoptar las medidas necesarias para evitarlos y la accidentalidad formará, como confirman los datos, parte la cotidianeidad laboral.

Alguien podría pensar que estamos ante un caso aislado, pero no es así, la retahíla es interminable. Desde el personal que conduce ambulancias con jornadas de 12 horas, como es el caso de Ambulancias Martínez en Cartagena, hasta la plantilla que limpia las dependencias públicas en la localidad de Ceutí, que no tenía ni carritos para llevar los utensilios de trabajo y tenían que cargarlo todo a mano. Sí, sí, la Administración Pública también deja mucho que desear en este aspecto.

Bueno, igual lo que quería dar a entender la CROEM es que las cifras de siniestralidad laboral no son tan malas teniendo en cuenta la escasa inversión que realizan en prevención de riesgos laborales.

 

Jose Pascual Rubio, afiliado a CGT Región Murciana


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?