FACTORES DEL DESORDEN. LA NACIONALIZACIÓN DE LOS ANARQUISTAS HASTA LA GRAN GUERRA

Factores del desorden. La nacionalización de los anarquistas hasta la Gran GuerraAutor: Francisco Fernández Gómez

EditorialRubrica Contemporanea (vol. VI, nº 11, pp. 67-94)

ISSN: 2014-5748

DL:

Género: Estado - Pensamiento Libertario - DIA (desde el Interés Académico) - Cultura Libertaria

Año: 2017 (1ª edición)

Páginas: 28 (9 x 12’5 cm.)

PDF: SI (sólo PDF) - Pincha abajo para descargar

 

EN 100 PALABRAS: la relación entre anarquismo y procesos nacionales ha sido compleja y diversa durante décadas. Los procesos de construcción nacional compitieron entre ellos y con otros proyectos identitarios, como fueron los planteamientos internacionalistas y cosmopolitas que hasta bien entrados el siglo XX gozaron de popularidad. La Gran Guerra trastocó la cosmovisión del mundo de millones de personas, pero para el anarquismo y el internacionalismo quizá fue más traumático. Con el devenir de la revolución rusa y el auge de los nacionalismos exacerbados por la guerra de trincheras y la exaltación del militarismo, el anarquismo tendrá serias dificultades para realizar un discurso internacionalista similar al del siglo XIX. La propia CNT llegó a plantearse cierto proyecto nacional español alternativo (Ucelay, Seixas, etc.), especialmente en la década de 1930. El desarrollo del movimiento anarquista coreano (inicios del siglo XX) se fraguó, en el contexto de ocupación japonesa, como corriente en el seno del nacionalismo coreano. A menudo las prácticas de construcción nacional, ya sea por mera ideología o por la represión de los Estados, excluían a sectores de la población, lo que fortalecía ideologías con un trasfondo apátrida, como el anarquismo. Para el autor el mismo desarrollo de los diferentes procesos nacionales resultó ser finalmente eficiente, logrando que, después de la Gran Guerra y el triunfo soviético, la lógica de los Estados-nación fuese la hegemónica incluso entre sectores aparentemente internacionalistas (como el socialismo y comunismo). L@s anarquistas no fueron inmunes o reacios a razonar o enfrentarse a la cuestión nacional. El italiano Errico Malatesta, cosmopolita por antonomasia, mostró simpatías por movimientos de liberación nacional como el egipcio, dado el interés mutuo anti-imperialista, o la francesa Louise Michel, tras su deportación a Nueva Caledonia por su implicación en la Comuna (1871), simpatizó con los nativos y luchó en su lucha de liberación contra el invasor francés, si bien el anarquismo nunca perdió su crítica al estatismo y a los patriotismos encaminados a su fidelidad.

ÍNDICE

69. Anarquismo y nación: pinceladas historiográficas

77. Situaciones de conflicto entre lo internacional y lo nacional. Un campo de estudio

77. El Sexenio Democrático en España, 1868-1874

80. Parias de la tierra

82. Oportunidades ante débiles nacionalizaciones

86. Violencia política ante la causa obrera

87. El Impacto de la Gran Guerra

90. La competencia soviética

94. Conclusiones

_________________________

 

Francisco de Paula Fernández GómezFRANCISCO DE PAULA FERNÁNDEZ GÓMEZ (19¿?~), licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la UAB, CAP en Ciencias Sociales, Master en Historia Contemporánea de la UAB, colaborador con la Universidad del País Vasco, becario en el FPU del Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la UAB. Sus campos de estudio son el anarquismo catalán y sus relaciones internacionales, así como el análisis político del siglo XIX en España.

 


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?