AMÉRICA: ARGENTINA - JOSÉ INGENIEROS EN LA PRENSA ALTERNATIVA EN MENDOZA 1918-1930

RECEPCIÓN Y APROPIACIÓN DE ALGUNOS CONCEPTOS EN SOCIALISTAS, ANARQUISTAS Y LENCINISTAS MENDOCINOS

 

José Ingenieros en la prensa alternativa en Mendoza 1918-1930: recepción y apropiación de algunos conceptos en socialistas, anarquistas y lencinistas mendocinosAutora: María Critina Santlari

Editorial: VI Jornadas de Historia de las Izquierdas “José Ingenieros y sus mundos” (Mesa 2: Huellas de Ingenieros en el anarquismo y el socialismo, pp. 42-60)

ISSN:

DL:

Género: Biografía - Memoria Libertaria - DIA (Desde el Interés Académico) - Cultura Libertaria

Año: 2011 (1ª edición)

Páginas: 18 (9 x 12’5 cm.)

PDF: SI (sólo PDF) - Pincha abajo para descargar

 

EN 100 PALABRAS: al comienzo de la década de los ‘20 José Ingenieros es ya un intelectual legitimado dentro y fuera de Argentina, siendo de los primeros de la constelación letrada en actuar como un intelectual en el sentido moderno del término, es decir, como un “sujeto que legitima su actividad y obtiene su sustento del ámbito estrictamente intelectual”. En el artículo que da inicio a La Revista de Filosofía de enero de 1926, Aníbal Ponce señala que su maestro, amigo y ejemplo de vida se había retirado de los cargo universitarios (1919) “por no complicarse en las sucias intrigas con que la política corrompía la reforma”. Ejercía, sin embargo, “desde su biblioteca de estudioso, una poderosa gravitación americana”, aunque “los diarios conservadores del país fingían ignorarlo, pero las revistas juveniles de América latina se disputaban sus escritos, reproducían sus párrafos, comentaban sus obras. Docenas de bibliotecas llevaban su nombre, millares de libros se le dedicaban”…

___________________________

José IngenierosJOSÉ INGENIEROS (1877-1925), italoargentino nacido en Palermo (Italia) como GIUSSEPPE INGEGNIERI, puede afirmarse que fue una persona con inteligencias múltiples: médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, sociólogo, filósofo, masón, teósofo, escritor, docente y comprometido socialmente hasta llegar al anarquismo. Destacó por su influencia entre los estudiantes que protagonizaron la Reforma Universitaria de 1918. Sus ensayos acerca de la sociedad de su época ayudaron a abrir el diálogo sobre un sin número de aspectos morales y éticos de la Argentina de principios del siglo XX. Desde 1897 dirigió el diario La Montaña (periódico que se autodenominó «socialista revolucionario») junto con Leopoldo Lugones, donde además de sus intereses puramente científicos y sociales, también se interesó por el ocultismo, los fenómenos parapsicológicos y la teosofía, mostrando un rechazo por las posturas científicas oficiales (que señalaba como dogmáticas), y proponiendo una actitud más abierta en la investigación psicológica. En 1903, a Academia Nacional de Medicina lo premió por Simulación de la locura (secuela de su tesis editada en libro). Fue nombrado jefe de la Clínica de Enfermedades Nerviosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. En 1904 ganó la suplencia de la cátedra de Psicología Experimental en la Facultad de Filosofía y Letras (de la Universidad de Buenos Aires). Se convirtió en un destacado miembro de la Cátedra de Neurología y en el Servicio de Observación de Alienados de la Policía de la Capital, del cual llegó a ser su director. Entre 1902-1913 dirigió los archivos de Psiquiatría y Criminología y se hizo cargo del Instituto de Criminología de la Penitenciaría Nacional de Buenos Aires, alternando su trabajo con conferencias en universidades europeas. En 1908 ganó la cátedra de Psicología Experimental en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Ese año fundó la Sociedad de Psicología. En 1909 fue elegido presidente de la Sociedad Médica Argentina y fue nombrado delegado argentino en el Congreso Científico Internacional celebrado en Buenos Aires. Completó sus estudios científicos en las universidades de París, Ginebra, Lausana y Heidelberg. En 1919 renunció a todos los cargos docentes y hacia 1920 comenzó su etapa de lucha política, participando de manera activa en favor del grupo progresista Claridad, de tendencia comunista.En 1922 propuso la formación del organismo de lucha contra el imperialismo Unión Panamericana que difundió continentalmente las ideas antimperialistas. En 1925, pocos meses antes de su muerte, creó el censuario antiimperialista Renovación. Con el tiempo discrepó de las posturas del socialismo de Estado y empezó a colaborar con periódicos anarquistas, llegando a ser abiertamente simpatizante, reflejándolo en varias de sus obras literarias. Lo que se debió, en parte, a la influencia de criminólogo anarquista italiano Pietro Gori.

 

María Cristina SantlariMARÍA CRISTINA SANTLARI (19¿?~), historiadora licenciada en Historia, realizó una maestría en Estudios Latinoamericanos en Ohio University con una Beca de la Fulbright Foundation. Ha trabajado de periodista y fue directora de la Biblioteca Pública General San Martín.

 


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?